twitterfacebookgoogleyoutube
Sitio de la empresa
El sitio completo de Paax Sound. Clic aquí

Análisis en torno a la danza española y flamenca.

Análisis en torno a la danza española y flamenca.

Durante el segundo y último día de las Jornadas de Danza Española 2015. Reflexión y creación, que organiza el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón (Cenidi Danza) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), se llevó a cabo una serie de actividades académicas en las que bailaores, maestros e investigadores ahondaron en diversos conceptos del género.

En la primera mesa redonda, titulada Enseñanza formal y no formal y moderada por Soledad Echegoyen, el maestro y bailarín profesional de danza española y flamenca Omar Castillo señaló que “la educación formal está vinculada con un espacio escolar institucionalizado que tiene un mapa curricular y una normatividad interna.

“Es una educación que tiene grandes ventajas porque brinda la posibilidad de tener una formación integral. La única formación formal que tenemos en danza española en México es la que otorga la Escuela Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello del INBA, ya que es la única de este sistema que tiene contemplada una enseñanza de la danza española y brinda una formación mucho más integral a los alumnos”, dijo.

Al hablar de la enseñanza no formal de la danza española, la maestra y bailaora Cecilia Rivera explicó que es aquella que el alumno recibe y busca en lugares no institucionalizados, como las casas de cultura, academias de danza y asociaciones o clubes como el Centro Asturiano. “Es una especie de gusto, y a partir de este la gente busca adquirir nuevas herramientas”, refirió.

En su intervención, Rosa María Navarrete, coreógrafa, maestra y bailaora, habló de las ventajas de ambos tipos de educación. “Yo empecé con la educación no formal. Mi principal maestra fue mi madre, Rosa María Romero Navarrete, una bailarina con gran trayectoria. Creo que las dos formas de educación tienen ventajas, según lo que se quiera canalizar.

“Dentro de la educación no formal, uno se forja un camino autogestivo, y la formal te aporta muchas cosas en la estructura. Debe haber una formación y una base con la que todos debemos de comprometernos para dar una educación dentro de la danza española. La ventaja de la no formal es el tiempo, cómo lo distribuyes y con quién vas, algo que no quiere decir que no vas a trabajar”, aseveró Rosa María Navarrete.

Por otra parte, en la conferencia Reflexiones en torno a la investigación de la danza, Margarita Tortajada destacó que la investigación en la materia es una actividad extraña de la que no hay referencias.

“Dentro de la danza se investiga al cuerpo, que es lo que nos define. La investigación de la danza nos da la posibilidad de adentrarnos en nosotros mismos, de conocernos, de entender a las culturas que están en el cuerpo y de acercarnos a la actividad más sofisticada dentro de las prácticas corporales. En la investigación de la danza lo fundamental son las fuentes, y es necesario abrirse a las posibilidades que ofrecen y que son muchas”.

Apoyada en una serie de transparencias, habló sobre la clasificación que el cubano Ramiro Guerra realizó sobre los diversos estilos de danza: “En el estilo primitivo, dentro del uso legítimo del cuerpo, lo fundamental está en el torso y la pelvis, que es el centro del movimiento; en el arcaico, las reglas son muy fijas sobre cómo se baila, y el cuerpo se maneja con una energía impresionante, y en el clásico griego, se busca la armonía y el equilibrio, pues es una danza coral y natural, y hay libertad de movimiento.

“En el estilo medieval hay ruptura de armonía y desarrollo técnico: danzas macabras, preclásicas y clases populares con bailes campesinos, y dentro de la danza de la modernidad está el estilo académico con refinamiento, tecnificación y reglas fijas, y el cuerpo tiene una mayor movilidad”, apuntó.

En lo que se refiere a la tercera mesa, Procesos creativos –moderada por Pilar Medina–, cada uno de los participantes habló de su experiencia en el campo de la creación y cómo se introdujeron en el arte.

Respecto a su forma de hacer coreografía, la bailaora Marién Luévano expresó que cuando busca algo cuenta con una estructura y lo que tiene ganado al ser intérprete. “A partir de ahí me siento con la confianza de emprender una búsqueda, de poder dirigirme a aquello que no conozco y que me da satisfacción encontrar. Como soy muy dispersa y me cuesta agregar las cosas concisas, hay un proceso en el que intento ligarlas con el mundo flamenco”.

Lina Ravines recordó, por su parte, la relación que logró establecer entre la danza y el cante. “Tuve la fortuna de tener una madre que no pudo desarrollar todas sus inquietudes artísticas y desde pequeña me mandó a estudiar música, canto y solfeo. Eso fue el inicio de todo lo que soy ahora. En mi familia también hay personas que bailan y creo que fui una de las alumnas que por casualidad cayeron a la materia de danza española, porque no quería estudiar eso, pero ahí me quede. Después de muchos años me acordé que cantaba y empecé con unas sevillanas”.

El guitarrista Javier Samano dijo que dentro del flamenco es muy importante la comunicación entre todos los elementos. “A nivel técnico es fundamental poder comunicarte con los bailarines y músicos, pero cuando hay una cercanía mucho más profunda pueden proyectarse otro tipo de emociones a través del flamenco. En el caso del trabajo que he realizado con Lina Ravines, siento que puedo aportar, además de mi trabajo musical, alguna otra inquietud, por la cercanía que tenemos”.

Las Jornadas de Danza Española 2015. Reflexión y creación concluyeron con la clase magistral Poéticas de la enseñanza, impartida por la maestra Patricia Cardona, y la función de clausura, a cargo de la Compañía de Baile Flamenco de Marién Luévano.

Written by Paax Sound

Leave a Reply

%d bloggers like this: