twitterfacebookgoogleyoutube
Sitio de la empresa
El sitio completo de Paax Sound. Clic aquí

BAILANDO CON PSYCHE pt. 5: EL REY CARMESÍ (2)

 

La segunda entrega de tres, sobre la banda KING CRIMSON
(Mantengan a Gurdjieff en mente)

Segunda Etapa de King Crimson
Lark’s Tongues in Aspic 1973
Starless and Bible Black 1974
Red 1974

Tercer Etapa de King Crimson
Discipline 1981
Beat 1982
Three of a Perfect Pair 1984

Lark’s Tongues in Aspic inicia un nuevo episodio en la larga carrera de King Crimson, que con una nueva alineación, exploran y trazan nuevos horizontes musicales. Atrás se queda el sonido jazz de discos como Lizzard y abren la puerta a un complejo conjunto de sonidos que hacen uso de todas las posibilidades tecnológicas del momento, poniendo a la banda dentro de una etiqueta para este periodo, sería esa la de “rock experimental”. “Lark’s Tongues in Aspic part One” inicia con sonidos de percusiones que van creando texturas y ambientes alrededor de los cuales la pieza se va construyendo, para luego irrumpir con fuerte distorsión y cargados acordes de la mano de la guitarra de Fripp. El disco sigue caminos que a momentos parecen atonales, tensiones llevadas al extremo, y que además pocas veces son resueltas, King Crimson reinventa su sonido con bordes y matices más enérgicos y ásperos que sus trabajos anteriores. Las letras no marcan una dirección, no hay tema en común y tampoco hay despliegue de imaginería provocativa y surreal como antes había sucedido, ahora la mayor parte de la fuerza recae en la nueva exploración instrumental de la banda. El disco entero se erige sobre esta experimentación entre tensiones, texturas, rock y altas cantidades de experimentación. La banda se va de tour para patrocinar el disco y en dicha gira, se arriesgan con improvisaciones largas y complejas, eventos únicos que sucedían en cada noche, motivos musicales en que algunos casos se convirtieron en nuevas composiciones que pasarían a formar parte del disco Starless and Bible Black. Las canciones del disco son en su mayoría grabaciones en vivo, con excepción de “The Great Deceiver” y “Lament”; sólo cuatro piezas tienen letra, las dos previamente mencionadas, y “The Night Watch” y “The Mincer”. Los temas de las letras son diversos y no hay cohesión conceptual entre ellas; “The Great Deceiver” trata sobre el Diablo, con un tono irónico sobre el comercialismo: “Cigarettes, ice cream, figurines of the Virgin Mary/ Cigarettes, ice cream, figurines of the Virgin Mary /Cigarettes, ice cream, cadillacs blue jeans/ In the night he’s a star in the Milky Way /He’s a man of the world by the light of day/ A golden smile and a proposition
And the breath of God smells of sweet sedition/ Great Deceiver/ Sing hymns make love get high fall dead/ He’ll bring his perfume to your bed/ He’ll charm your life ’til the cold winds blow/ Then he’ll sell your dreams to a picture show.” Esta letra ejemplifica el tono “carnivalesco” de este disco, que emplea sonidos de violin, viola, el característico melotrón carmesí, en que las estructuras son sumamente complejas, aventureras, en que cada instrumento llena su parte y da espacio a los solistas para explorar escalas y exploraciones armónicas intrincadas y novedosas.
La carrera en la exploración de su sonido y de armonías poco comunes llegaría a su clímax con el disco Red. Pero fue este un anticlímax, pues fue el último del conjunto por un largo tiempo de hiato. Con solo 5 temas, el álbum en recientes críticas retrospectivas, es uno de los más aclamados del llamado “rock clásico” (existen millares de etiquetas para el rock últimamente). Las letras tienen una visión ligeramente más social, con tintes oníricos en momentos, pero a comparación de los primeros discos, son mucho más simples y menos evocativas, una vez más, enfocándose en lo musical sobre lo temático de los textos líricos, incluso dejando con pocas contribuciones a la parte vocal. Pan American nightmare /Ten thousand feet fun-fair/ Convinced that I don’t care/It’s safe as houses I swear /I was just sitting musing /The virtues of cruising/When altitude dropping /My ears started popping/ One more red nightmare.
Un par de meses antes de que saliera el disco Red a la venta, Robert Fripp anuncian que King Crimson había dejado de existir. Entre 1975 y 1980, King Crimson desapareció, todos los miembros de la agrupación tomaron distintos caminos. En gran parte, esto se debió a la decisión personal de Fripp, quien estaba decepcionado del rumbo que la sociedad tomaba, así como también frustrado por las tensiones que existían entre miembros de la banda y las altas exigencias de ser una banda de rock comercialmente exitosa. En estos años que King Crimson no existió, Robert Fripp incursionó profundamente en las enseñanzas de Gurdjieff y de su prominente alumno John Godolphin Bennett, quien realizó estudios en Meditación Trascendental directamente con Maharishi Mahesh Yogi, creador del movimiento, así como también estudió con Idries Shah, prolífico autor conocido como la “Voz del Sufismo en Occidente”, pues en sus tratados sobre psicología, estudios culturales, religión, procura acercar el sufismo a un lenguaje occidental, adaptable y legible para un mayor público; fue también un importante defensor de la postura del sufismo como una forma de sabiduría universal que precedía al Islam.
En 1980, Robert Fripp decidió regresar al mundo de la música con un nuevo proyecto, para el cual llamó al último baterista que King Crimson había tenido, Bill Bruford, quien previamente había estado en la banda Yes, pero su búsqueda musical lo había llevado a buscar nuevos horizontes con King Crimson, y ahora volvía a enrolarse en un proyecto con Fripp. El segundo integrante en unirse a esta nueva alineación fue Andrew Belew, ex-integrante de los proyectos de Frank Zappa y David Bowie (nada más), y participante activo y recurrente de The Talking Heads. El último elemento en conformar esta nueva agrupación fue el bajista Tony Levin, quien introdujo el uso del Chapman Stick al sonido de este experimento. Por un tiempo, el proyecto fue nombrado Discipline, pero este título paso a convertirse en el primer disco del resurgimiento del rey carmesí, anunciando en 1981 que King Crimson estaba de regreso. Las letras tratan distintos motivos, “Matte Kudasai” significa en japonés, literalmente, “espera, por favor”, mientras que “Theela Gun Ginjeet” es un anagrama para “heat in the jungle”, y relata un extraño episodio en la ciudad, cuya letra era cambiada y jugada por Belew cuando era interpretada en vivo. “The Sheltering Sky” está parcialmente basada en la novela del mismo libro de Paul Bowles, quien estaba asociado al movimiento de la Generación Beat.
Esta misma agrupación, Adrian Belew, Bill Bruford, Tony Levin y Robert Fripp serían la alineación más larga y estable en toda la historia de King Crimson, lo que permitió una mayor continuidad en el desarrollo de sus ideas, temas y su experimentación con sonidos nuevos. El disco Beat está mayormente influenciado por los escritos de los Beatnicks, a lo que Adrian Belew menciona que un día Fripp le dio a leer On the Road de Jack Kerouac (antes de que lo hipster fuera hipster) y le pidió basarse en dicho libro para las letras del disco, lo cual está reflejado en la canción “Neal and Jack and Me”. Todos los títulos de las canciones refieren a la Generación Beat, como “Howler” que refiere al famosísimo poema de Allen Ginsberg, y “Satori in Tangier”, que deriva de la novela de Jack Kerouak Satori in Paris, y la ciudad de Tangier en Marruecos, en donde varios beatnicks residieron y usaron para sus narraciones. Este disco es el más directo en cuanto a sus referencias literarias.
El último disco de esta agrupación antes de otro hiato por parte de Fripp es Three of a Perfect Pair, el cual sigue desarrollando el sonido de los previos trabajos. Las guitarras se entrelazan en armonías complejas, arpeggios largos y complejos, en poliritmias desarrolladas por todos los instrumentos a la vez, lo cual los lleva a jugar constantemente con figuras de cánones, repeticiones de frases, cada una parece aleatoria en su ciclo, pero después se unen todas en un momento de la pieza. Estas características son notables en estos tres discos en que la agrupación fue estable y constante, así como las letras con un enfoque más rítmico y dinámico en composiciones más cortas que los trabajos previos. El trabajo de Andrew Belew con Frank Zappa y David Bowie aportaron a las líricas una nueva versatilidad y juegos que previamente no habían estado presentes, así como conceptualidad a cada disco, que aunque no se hilaba en una narración, habían ciertos motivos predominantes a lo largo de cada una de las 3 producciones antes mencionadas.

Llegamos así al final de esta larga etapa de King Crimson, para en el próximo baile terminar con esta tremenda banda, para adentrarnos de la mano de la exploración musical de Fripp en el mundo del progresivo contemporáneo y las propuestas sumamente conceptuales de proyectos como Dream Theater, Cynic y TOOL.

Written by Yester Yorick

Leave a Reply

%d bloggers like this: