twitterfacebookgoogleyoutube
Sitio de la empresa
El sitio completo de Paax Sound. Clic aquí

Horacio Quiroga… A la deriva.

Horacio Quiroga… A la deriva.

Buenas, lectores. Cuando pensamos en historias de terror, muchos tienen presente los relatos que, de niños, escucharon de sus abuelos, padres y primos o hermanos maldosos. Algunos, a partir de esas experiencias, desarrollamos una aversión inmensa a ellas, comenzamos a temblar, a buscar EL osito de peluche para abrazar, nos hacemos bolita y salimos corriendo en cuanto podemos. Otros, en cambio, disfrutan de aquella innecesaria (o quién sabe) adrenalina que fluye al sumergirnos en estos cuentos.

Dentro del género literario, uno de los representantes más importantes en Latinoamérica fue Horacio Quiroga, nacido en Salto, uruguay, el 31 de diciembre de 1878. Era cuentista, dramaturgo y poeta, contando con una prosa vívida y modernista.

 

Pero el terror no habita solamente pluma del escritor uruguayo; las tragedias marcaron su vida. Su padre murió en un accidente de caza, siendo apenas un niño; su padastro y su madre terminaron por suicidarse. Como si esto no fuera suficiente, mató, accidentalmente, de un disparo a su amigo, Federico Ferrando.

Admiraba hasta el tuétano al gran Edgar Allan Poe, escritor estadounidense famoso por sus cuentos de terror y con quien fue comparado. Su primer trabajo fuertemente marcado por el “Maestro de Boston” fue, El crimen de otro.

Otros escritores que influenciaron su obra eran Rudyar Kipling y Guy de Maupassant. Quiroga estableció pautas relativas a la estructura, la tensión narrativa, la consumación de la historia y el impacto del final en su trabajo, Decálogo del perfecto cuentista.

Fuera de todos sus logros literarios y que si la manga del muerto, disfrutar de sus cuentos resulta una experiencia extraordinaria. Su impacto radica en lo vívidas, reales y espeluznantes que resultan los escenarios. Los brazos se vuelven de gallina y en la panza se siente un vacío que invita evitar objetos y situaciones, aunque sea por un momento. Si son de los que gustan de espantar chamacos con relatos, éste es un escritor que no pueden dejar de leer.

La parte feliz es que, si no son grandes fans de la lectura, no les tomará demasiado tiempo. Cuenta con relatos realmente breves (cuatro o cinco páginas) fáciles de leer.

Les comparto, A la deriva y, El almohadón de plumas, para que se den una idea de lo que podrán leer si se clavan con el uruguayo.

A la deriva. http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/Q/Quevedo,%20Francisco%20de%20-%20A%20la%20deriva.pdf

El almohadón de plumas. http://www.educacion.gob.es/exterior/centros/burdeos/es/materialesclase/almohadondeplumas.quiroga.pdf

Lean, háganse bolita, pórtense como sean felices.

Written by paaxsound

Leave a Reply

%d bloggers like this: